Menu
19/01/2021
A+ A A-

Perspectiva económica: Martínez-Solanas

¿Capitalismo Inclusivo?

Desde hace algún tiempo se viene propagando la idea de un, así llamado, "Capitalismo inclusivo", que promueva los ideales de la justicia social y el bien común. Entre las más prominentes organizaciones impulsoras de esas ideas destaca el Council for Inclusive Capitalism, que se describe a sí mismo como «un movimiento de líderes mundiales del sector público y empresarial que están trabajando para construir un sistema económico más inclusivo, sostenible y confiable que aborde las necesidades de nuestros pueblos y del planeta.» (“a movement of the world’s business and public sector leaders who are working to build a more inclusive, sustainable, and trusted economic system that addresses the needs of our people and the planet.”).

 

 

 

 

Notablemente, este movimiento se ha constituido como una organización global sin fines de lucro creada bajo el auspicio del Vaticano con la orientación moral del Papa Francisco: “Nuestra misión es aprovechar el potencial del sector privado para construir una base económica más inclusiva, sostenible y confiable para el mundo. El Consejo está liderado por un grupo de base de directores ejecutivos y líderes públicos conocidos como los Guardianes del Capitalismo Inclusivo, quienes se reúnen anualmente en el Vaticano”.

La fundadora del Consejo y socia directiva de esta organización es Lynn Forester de Rothschild, quien ha destacado que, si bien el capitalismo ha generado «una enorme prosperidad en el mundo», también ha dejado a «muchas personas atrás» lo que ha llevado a la «degradación» del planeta y, por tanto, no se confía «ampliamente en la sociedad». Además, ha declarado: «Este Consejo seguirá la recomendación del Papa Francisco de escuchar ‘el llanto de la tierra y el llanto de los pobres’ y responder a las demandas de la sociedad por modelos de crecimiento más equitativos y sostenibles». Por otra parte, el Consejo ostenta una larga lista de "Guardianes" dedicados a «usar su imaginación, influencia y recursos combinados para cambiar el capitalismo para siempre» en colaboración con el Papa Francisco. Estos son:

Add a comment Leer más...

Globalización y Derechos Humanos: Dos Polos de una misma Esfera

Los Derechos Humanos tienen su cimiento filosófico y cultural en la dignidad primordial de la persona humana.  En la Declaración Universal se postulan derechos y libertades que son inalienables e inherentes porque no dependen de las decisiones ni de la generosidad de gobiernos y grupos o de otros individuos o instituciones.  Los derechos humanos no se otorgan como una dádiva del Estado o del gobierno sino que son intrínsecos de la naturaleza humana.  Es así porque los derechos humanos trascienden las instituciones humanas y deben ser respetados por éstas como un producto tangible de un orden moral basado en una autoridad superior que no padece las limitaciones y deficiencias que nos aquejan como personas.  En el proceso civilizador que está plasmado en la historia observamos que los países más avanzados y los gobiernos más estables han llegado a estas mismas conclusiones en la edificación del mundo moderno que reconoce estos imperativos en sus propias Constituciones y Declaraciones de Independencia.EarthPolesEasternHemisphere

En la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, se hace referencia a la “Ley Natural” y a un “decoroso respeto a las opiniones de los seres humanos” para afirmar que “estas verdades son evidentes por sí mismas, que todos los hombres son creados iguales, que son dotados por su Creador con ciertos derechos inalienables”.  Los próceres cubanos siguieron por el mismo camino en sus proclamas, como lo habían seguido también sus pares sudamericanos desde el Congreso de Tucumán, cuando los “representantes de la Provincias Unidas en Sudamérica” invocaron “al Eterno que preside el universo, en nombre y por la autoridad de los pueblos que representamos” para “recuperar los derechos de que fueron despojados”. Un siglo más tarde, la Constitución de la República de Cuba, de 1940, a pesar de su notable y avanzado contenido socialista, proclamaba que “para asegurar la libertad y la justicia, mantener el orden y promover el bienestar general” acordaban “invocar el favor de Dios”.  En todo esto no hay un contenido religioso, como pretenden los críticos desde una posición relativista, sino una afirmación de inviolabilidad de libertades y derechos que, para ser válidos, tienen que trascender la voluntad de cualquier ser humano o las decisiones frecuentemente arbitrarias de una suma de voluntades.

Las realidades históricas demuestran abundantemente que la injerencia humana en los derechos de sus congéneres, mediante decisiones que derivan de procesos políticos, económicos o culturales, provocan invariablemente toda suerte de injusticias y crueldades.  Las decisiones de gobiernos que restringen, limitan o desconocen los Derechos Humanos afirmando que el fin justifica los medios utilizados para lograr “el bien común” convierten en dioses a quienes deben limitarse a ser servidores de sus pueblos.  Tales prácticas mesiánicas hacen germinar las semillas de la tiranía.  El buen gobierno sólo es posible en un ambiente cultural que respeta la dignidad de cada persona, establece normas de justicia social y se desenvuelve con una ética de tolerancia, cooperación y solidaridad.  

 

Add a comment Leer más...

The hideous US National Debt continues to grow by leaps and bounds

Despite an adversarial Congress that suffers from a wasteful budgetary tendency, the US National Debt had been slowing down during the Republican Administration of President Trump during his first three years in power; not much, but better than the fast increasing rate under President Obama, who duplicated in only eight years the National Debt inherited from President Busch. However, the National Debt has been exploding again since the outburst of the Covid-19 pandemic.

It is evident that President Trump has been giving-in to the pressure of public opinion, notably orchestrated by the Democratic Party, complying with and promoting measures that contribute to an already unsustainable expansion of that debt, while a practically closed economy worsens every day the tragic economic situation that is developing and that will have inescapable serious consequences of unemployment, deterioration of purchasing power and acute general impoverishment of the population.

But what is the national debt? How is it accounted for in the United States? What we know about obligations and costs?

The US National Debt is counted as all of the debt owed by the national government, based in Washington D.C. But did you know that debts owed by state and municipal governments are not included in those figure? They are huge as well. But let us concentrate on the National Debt issue.

So far, in spite of the huge US National Debt, the ratio of national debt to Gross Domestic Product (GDP) is still smaller for the United States than for 15 other countries: Japan, Greece, Sudan, Venezuela, Lebanon, Italy, Eritrea, Barbados, Yemen, Cabo Verde, Portugal, Gambia, Republic of Congo, Singapore and Mozambique, in that order. Observe that with the exception of Japan, and somehow with the exception of Italy and Singapur as well, the other 12 countries are mostly underdeveloped and mismanaged.

In fact, all those countries either experience a real economic and financial crisis, or a recession, or generalized poverty. Therefore, the US National Debt is in fact a very serious problem.

Add a comment Leer más...

¿Socialismo?

Las ideas que evolucionaron en lo que hoy llamamos socialismo podríamos buscarlas en la "República" de Platón (s.IV a.C), pero en realidad sus bases tienen un origen mucho más reciente que podríamos comenzar a delinear a partir de la "Utopía" de Tomás Moro (s.XVI d.C), quien imaginó un sistema que, entre otras cosas, abolía el dinero y organizaba a la población para vivir en comunidad.

Estas y otras ideas que se plantearon durante la "Ilustración" o el "Siglo de las Luces", no llegarían a cristalizar hasta finales del siglo XVIII con el triunfo de la Revolución Francesa. En esos momentos se vivía una naciente Revolución Industrial que atraía la fuerza laboral a las grandes ciudades y provocaba notables y crueles abusos de la clase obrera. Esto dio lugar a que se fuera formando una ideología, que hoy denominamos “socialista”, como reacción al mecanismo capitalista que se estaba desarrollando mediante la implantación de un sistema de libre mercado y de reconocimiento de la propiedad privada, pero que adquiría en esa época gestora un carácter verdaderamente despótico en las relaciones de los empresarios con los trabajadores.

Podemos identificar como uno de los primeros promotores del socialismo moderno a Henri de Saint Simon (1760-1825), una figura destacada de la Revolución Francesa que planteó por primera vez un Estado republicano en control de la producción y de la distribución de la riqueza, cuyas ideas se plasmaron en su "Doctrina", publicada en 1829. Este fue el primer análisis sistemático de un socialismo industrial que repercutiría poco después en la obra de Karl MarxEngels (izq) y Marx (der.)

No cabe duda de la influencia que estas ideas ejercían en Karl Marx y su amigo Friedrich Engels cuando proclamaron en 1848 el "Manifiesto Comunista", donde ese centralismo estatal sería el primer paso del proceso de la lucha de clases destinada a llegar a la igualdad de todos los ciudadanos, bajo el lema de "a cada uno según sus necesidades y de cada uno según su capacidad", con lo que pretendían solucionar los abusos de la Revolución Industrial mediante un sistema político autoritario y centralizador que debería derivar más tarde en un auténtico sistema comunista que aplicara debidamente tan sugestivo lema.

En sí, la palabra socialismo no puede encontrarse en ningún texto hasta después de la Revolución Francesa y la aplicó Robert Owen en Inglaterra a sus propias ideas que, en su caso, estaban más orientadas hacia un sistema cooperativista, en el cual rechazaba el individualismo de la creciente corriente liberal de la época. 

Add a comment Leer más...

Is the World in the right track to overcome the Covid-19 crisis?

More than two months have passed since the World Health Organization (WHO) announced on March 10, with notable delay, that Covid-19 had spread and the dangerous pandemic required strict sanitary measures.

After more than two months of strict economic shutdowns in the United States, Europe and other countries, the world is in a deep economic recession (with the exception of China, which has become a global source and supplier of medicines and other essential products). And the sudden stoppage of almost all production activities for such a long time threatens to lead to a world economic depression similar to or even worse than that of 1929.

Therefore, I very much doubt that the strict closure of the economic activities during such a long time was justified or that it is justified to extend it even further. An economic depression like the one suffered on the last century can lead to millions of deaths caused by suicide, starvation, lack of sufficient resources to face essential health care expenses and a sharp deterioration of the levels of well being enjoyed by most countries until now. Economist Brian Wesbury predicted that keeping the US economy closed until Easter would cost the economy 3% of its capacity; until the end of April, 8%; and until the end of May, 15%. He was short in his predictions; that is exactly the contraction the US has already suffered by early May – three weeks before it was foreseen! And US unemployment rates rose from an all time low in January (just above 3%) to 16% as of today, the highest level since the Great Depression.

Indeed, this pandemic, and the experimental attempts to mitigate and control it, have created a series of challenges and debates that go beyond epidemiology and medicine. Once, and again, and again ... some authoritative person is in favor of some policy or solution and the next hour some other expert is rejecting that course of action. Simply put, the world (except China) was not prepared for this pandemic. The world lacked testing kits, masks, surgical gloves, ventilators and other required health care items (not counting the fact that stopping production has caused shortages in practically all consumer goods) and it is desperate trying to get them from China or is trying to introduce the necessary reforms in many factories and industries to produce them in sufficient quantities to face the crisis. But these actions take too long and the damage is already done.

To be sure, the pandemic is not the cause of all the confusion surrounding the relationship between morality, economics, and the advance of reliable scientific knowledge pertaining to how we best meet societies' needs. The situation has been grossly politicized, especially in the United States and in some European countries. When had it been experienced in a democratic country that the political opposition did not close ranks with the President or the Prime Minister in such times of tribulation? That is exactly what is happening. It is pitiful and outrageous, as if the crisis was an instrument to achieve more power and take it away from those in government who are trying to confront it.

Add a comment Leer más...